Editorial

Bolsas de plástico: un problema que podemos combatir

Sen. Aarón Irízar López
El pasado 3 de julio se celebró el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, conmemoración impulsada en 2008 por la Fundación Catalana para la Prevención de Residuos y el Consumo Responsable, en cooperación con ayuntamientos y empresas de la región.
Aunque carece de reconocimiento oficial, cientos de organizaciones ambientalistas y gobiernos de todo el mundo lo celebran, su objetivo es concientizar a la población sobre los impactos ambientales que tiene el uso intensivo de las bolsas de plástico en la vida diaria.
Todo tipo de artículos fabricados con plástico causaron contaminación durante su fabricación y están hechos con materiales que dañan el medio ambiente, sin embargo, la utilización de bolsas plásticas es una práctica que tiene mayores impactos, ya que todos los días miles de personas las consumen, generando una gran cantidad de basura.
De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), las bolsas de plástico tardan cerca de 400 años en degradarse y en los últimos sesenta años, hemos utilizado en promedio unas 200 bolsas por persona cada año. En México, se utilizan aproximadamente 20 millones cada día.
Los impactos ambientales ocasionados por estas bolsas son diversos. En las ciudades no sólo constituyen grandes cantidades de basura, sino que al desecharse indebidamente en las calles, pueden taponear el sistema de drenaje y alcantarillas, siendo una de las principales causas de las inundaciones en épocas de lluvia.
En el medio ambiente, pueden causar daños importantes en la tierra y mantos acuíferos, al despedir sustancias tóxicas durante su proceso de degradación. Asimismo, constituyen una fuente importante de contaminación en los ecosistemas, particularmente los acuáticos, en los que muchas especies mueren atrapadas en ellas o por asfixia al intentar ingerirlas.
Cada año 8 millones de toneladas de envases, botellas y bolsas de plástico llegan al mar y de continuar en este camino, en 2050 habrá más toneladas de estos materiales que peces y el 99% de las aves marinas habrán ingerido algún desecho plástico.
Muchos países han tomado acciones relativas al uso de bolsas de plástico. Bangladesh, por ejemplo, estableció una prohibición total para su producción y distribución; Antigua y Barbuda prohibió la importación de bolsas de plástico de un solo uso; e Irlanda aplicó un impuesto a su uso, lo cual ha derivado en una reducción de su consumo por persona de 328 a 21 bolsas per cápita.
En México la percepción de la ciudadanía indica que la mayoría está consciente de que el uso excesivo de bolsas de plástico constituye un grave problema para el medio ambiente, sin embargo, su uso sigue siendo amplio.
Resulta difícil prescindir de estos objetos que son de gran utilidad para la vida diaria, no obstante, realizar acciones para reducir su uso o reducir el impacto al medio ambiente.
Como ciudadanos podemos ser parte de la solución de este problema. En la medida de lo posible, procuremos dar la máxima utilización a las bolsas de plástico; podemos también sustituirlas por otras de tela que podamos reutilizar y que son ecológicamente más amigables; asimismo es fundamental separar la basura, así reducimos el impacto ambiental que pueden tener al llegar a los depósitos.
Senador de la República por el Estado de Sinaloa
Twitter: @AaronIrizar
https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez

LA ALIANZA DEL PACÍFICO: UN MECANISMO DE INTEGRACIÓN

Sen. Aarón Irízar López

Los días 29 y 30 de junio tuvo lugar en Valle del Cauca, Colombia la XII Cumbre de la Alianza del Pacífico, uno de los mecanismos de integración más importantes y exitosos en América Latina y que se conforma por México, Perú, Colombia y Chile.

 

Busca crear un área de integración profunda que incluya la libre circulación de bienes, servicios capitales y personas, así como impulsar la competitividad, el crecimiento y desarrollo económico de las economías partes, además, aspira a convertirse también en un espacio de articulación política.

 

Con un mercado de 217 millones de habitantes, los países miembros representan el 39% del PIB, el 50% del comercio exterior y el 44% del total de flujos de inversión extranjera directa a nivel regional. De acuerdo con el Doing Business 2016, los integrantes ocupan los cuatro primeros lugares en el ranking de facilidad para hacer negocios en América Latina.

 

Ha avanzado con tal éxito que actualmente cuenta con 49 países observadores. En esta edición de la Cumbre, Uruguay manifestó su intención de ingresar como Estado asociado.

 

El éxito que ha tenido la Alianza del Pacífico no sólo se debe a los avances que han tenido los países miembros en materia comercial y a la amplitud de los temas que incluyen, sino también a su localización geográfica.

 

Su ubicación costera hacia el Océano Pacífico brinda a los miembros de la alianza la oportunidad de interactuar con la región comercial y económicamente más activa del mundo. Hoy, China se consolida como una de las economías y mercados más importantes a nivel global, Japón es una potencia económica consolidada y otros países como Corea del Sur, Singapur, Nueva Zelanda y Australia se perfilan como nuevas potencias emergentes.

 

Conscientes de ello, los miembros de la alianza crearon la figura de Estado asociado, con el objetivo de iniciar negociaciones comerciales con países o bloques extra regionales, con lo cual se podrán construir puentes comerciales con la pujante región de Asia-Pacífico.

 

Esta figura resulta mucho más conveniente toda vez que tres de los cuatro miembros de la alianza (México, Chile y Perú), formaron parte en las negociaciones del aún no conformado Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), proyecto de libre comercio que integraba a una gran parte de países de la región Asia-Pacífico y del que Estados Unidos se retiró con la llegada de Donald Trump.

 

De esta forma, las negociaciones realizadas con anterioridad con países de la región para el TPP, podrán ser retomadas y aprovechadas por los miembros de la alianza, con acuerdos que pueden ser más fructíferos si se toma en cuenta que ahora se negociará como bloque, con lo que representan a la octava economía a nivel global.

 

México, siendo un país bioceánico, debe aprovechar su ubicación estratégica y potenciar y modernizar sus puertos más importantes en el Pacífico, como los de Manzanillo y Mazatlán, a fin de sacar el mejor provecho de estos nuevos acuerdos.

 

Sin duda, la Alianza del Pacífico se erige como un novedoso y exitoso modelo de integración regional, así como uno de los principales portavoces del libre comercio y un escudo ante el proteccionismo en el hemisferio americano. México debe aprovechar las oportunidades que este mecanismo le brinda de cara a la nueva coyuntura global.

LA SUSTENTABILIDAD: CLAVE PARA LA PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

Sen. Aarón Irízar López
El pasado 22 de mayo se celebró el Día Internacional de la Diversidad Biológica, el cual tiene como objetivo crear una mayor conciencia entre las personas sobre la importancia de la conservación de las especies y ecosistemas de nuestro planeta, para el bienestar de las generaciones presentes y futuras.
Es también una ocasión para recordar que nuestro mundo es realmente vasto y rico en recursos biológicos. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hasta la fecha se han identificado unos 1.75 millones de especies, aunque los científicos estiman que en realidad hay cerca de 13 millones.
La diversidad biológica es uno de los pilares fundamentales de la humanidad, nuestra subsistencia y desarrollo depende en gran medida de ella y del equilibrio ecológico. Nuestra alimentación, salud, energía y forma de vida está fuertemente vinculada con la diversidad biológica del planeta. La supervivencia de una especie animal o vegetal, puede ser un factor determinante para la existencia de otras especies.
Desafortunadamente, la biodiversidad está pasando por una grave crisis, cada vez hay más especies amenazadas, lo cual, en gran medida, se debe a la actividad humana. La contaminación, la destrucción de hábitats, el tráfico de especies, la sobreexplotación de los recursos y la falta de ética de algunas industrias son las principales causas de esta crisis.
Según datos de la ONU, la variedad y abundancia de especies se redujo en 40% tan sólo de 1970 al año 2000, además la demanda de recursos en todo el mundo excede la capacidad biológica de la Tierra en un 20%.
El turismo es una de las actividades que durante años han contribuido en la desaparición de los ecosistemas y de la diversidad biológica. Afortunadamente, en la actualidad hay una mayor conciencia sobre este problema, lo que ha llevado a la industria turística a la adopción de mejores prácticas, más éticas y sustentables.
En esta ocasión, el Día Internacional de la Diversidad Biológica coincidió con el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, por lo que turismo y biodiversidad fueron los temas centrales en las celebraciones.
México destaca como un promotor e impulsor de prácticas sustentables para la conservación y la protección de la biodiversidad y los ecosistemas. Como anfitrión de la 13a Conferencia de las Partes sobre Biodiversidad (COP13), celebrada en diciembre del año pasado en Cancún, impulsó la integración de criterios sustentables y de protección en la toma de decisiones de los sectores productivos, entre ellos el turismo.
Nuestro país tiene un importante potencial turístico, es el noveno destino a nivel mundial y el primero en América Latina, la actividad turística contribuye con cerca del 9% del PIB. Asimismo es considerado como uno de los cinco países con mayor riqueza biológica, ya que resguarda aproximadamente el 12% de las especies de flora y fauna registradas en el planeta.
Por esta razón, el Gobierno de México ha promovido el turismo sustentable, con el propósito de conciliar la preservación de nuestra biodiversidad con la generación de beneficios sociales y económicos para las poblaciones locales y el sector turístico.
La Secretaria Ejecutiva del Convenio sobre Diversidad Biológica de la ONU, Cristina Palmer, reconoció las acciones que el Gobierno mexicano ha realizado en el cuidado y la conservación de la biodiversidad nacional, siendo a su vez un ejemplo para la comunidad internacional.
Continuemos promoviendo el turismo sustentable, de ello depende nuestra riqueza en biodiversidad biológica y nuestro futuro como sociedad.

(*) Senador de la República por el Estado de Sinaloa.
Twitter: @AaronIrizar
Facebook.com/aaron.irizarlopez