Editorial

Construyamos ciudades sustentables

Senador Aarón Irízar

El 25 de marzo tuvo lugar en diferentes ciudades del mundo el evento denominado la “Hora del Planeta”, un gesto simbólico organizado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), que busca crear conciencia en el mundo para la defensa del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.
Las ciudades que participaron apagaron las luces de algunos de sus edificios más representativos por una hora, invitando también a sus ciudadanos a sumarse a tan noble obra.
Edificios como la Torre Eiffel en París, la Torre de Tokio en Japón, el Empire State en Nueva York, el Kremlin de Moscú, el Palacio de la Moneda en Chile y el Palacio de Cibeles de Madrid, fueron sólo algunos de los participantes. En México, el Ángel de la Independencia, el Monumento a la Revolución y Palacio Nacional fueron algunos de los edificios que se unieron a la iniciativa.
El impulso a este tipo de eventos es importante porque cada vez se hacen más presentes las repercusiones del cambio climático en el planeta, razón por la cual debemos lograr que el mensaje llegue a más personas para que se unan a las acciones emprendidas para el cuidado al medio ambiente.
Basta mencionar que de acuerdo con la Organización Mundial de Meteorología (OMM), el 2016 fue declarado como el año más caluroso de la historia, es el tercer año consecutivo en el que se rompe el récord en aumento de temperaturas, además, los gráficos sobre el calentamiento global señalan que el planeta se ha calentado más rápidamente desde la entrada del nuevo siglo. La década de 2000 a 2010, ha sido considerada como la más cálida, tanto en la tierra como en el mar.
Para México este tema no es de menor importancia, ya que es uno de los países más vulnerables por el cambio climático.
Debido a su posición bioceánica, los mexicanos se encuentran altamente expuestos a fenómenos climatológicos como los huracanes y las inundaciones. Otras formas en las que se han manifestado las consecuencias del cambio climático son las fuertes sequías que afectan gravemente a comunidades agricultoras, el derretimiento de nuestros hielos perpetuos, así como el desgaste de los ecosistemas y la desaparición de la biodiversidad.
En la solución de este problema las ciudades tienen una importancia fundamental. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las urbes sólo ocupan el 3% de la superficie total del planeta, sin embargo, son las responsables de entre el 60% y 80% del consumo de energía, y del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Más de la mitad de la población del mundo vive en las ciudades y se calcula que en 2030 será el 60%.
En este sentido, las acciones que se emprendan desde las ciudades serán fundamentales en el combate al cambio climático. Es imperativo que la población urbana comience a cambiar sus patrones de consumo y un mayor impulso para transitar hacia economías más limpias, sustentables y resilientes.
Apagar las luces de algunos edificios durante una hora es insuficiente para hacer frente a este gran problema, por ello WWF lanzó en esta ocasión el “Desafío de las Ciudades de la Hora del Planeta”, una iniciativa en la que todos pueden participar proponiendo planes y acciones que disminuyan las emisiones de gases de efecto invernadero y combatan el cambio climático.
Para participar sólo es necesario ingresar y registrarse en www.carbonn.org/partnerships/one-planet-city-challenge-wwf Sumémonos a este movimiento y contribuyamos a construir ciudades más sustentables.
Senador de la República por el Estado de Sinaloa
Twitter: @AaronIrizar
https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez