Politica

Una separación de calidad para mejorar el medio ambiente


Sen. Aarón Irízar López
A partir del 8 de julio, entró en vigor en la Ciudad de México la nueva norma ambiental para la separación de residuos, la cual tendrá como objetivo reducir la cantidad de basura que llega a los rellenos sanitarios, aumentar el reciclaje de los residuos sólidos y tener un mejor manejo y aprovechamiento de este tipo de materiales.
La separación de residuos ahora se tiene que realizar en cuatro categorías: los orgánicos, que incluyen cualquier residuo biodegradable; inorgánicos reciclables, que incluye las materias primas que pueden reciclarse o reutilizarse; los inorgánicos no reciclables, aquellos como papel sanitario, vasos para beber, objetos sanitarios usados; y voluminosos, que incluye electrodomésticos, colchones, celulares, pilas.
Previo a la entrada en vigor de dicha norma se realizó un programa piloto con el objetivo de enseñar a la ciudadanía la forma correcta de separar los residuos así como para capacitar a las delegaciones y a sus trabajadores en la materia.
De acuerdo con el Informe del Banco Mundial titulado What a Waste: A Global Review of Solid Waste Management, los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) son los principales generadores de basura a nivel global con 44% del total, entre estos países, México es de los que menos reciclan, sólo el 11% de su basura.
En nuestro país diariamente se generan más de 100 mil toneladas de basura, de las cuales unas 13 mil corresponden solamente a la Ciudad de México, lo que representa una generación per cápita por día de aproximadamente 1.5 kilos por día.
Además del problema administrativo y ambiental que implica una inadecuada separación de la basura, se está desaprovechando la capacidad de reciclaje y de reutilización de la misma.
Según información oficial el 48% de los residuos en la capital provienen de los hogares, 15% de los comercios y 15% de servicios, por lo que este nuevo esquema de separación será de gran utilidad para un mayor aprovechamiento de los residuos útiles.
De acuerdo con la Asociación Nacional de Industrias del Plástico, la basura representa en México un mercado de tres mil millones de dólares con un potencial de crecimiento anual de hasta 10%, sin embargo este mercado está siendo desaprovechado, en gran parte por la falta de infraestructura pero también por la falta de una cultura del reciclaje, tanto por parte de los consumidores como de las empresas.
La separación de residuos es esencial para el cuidado del medio ambiente y para el problema de la administración y el manejo de la basura en el país. Con esta nueva norma ambiental se prevé maximizar el reciclaje, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, disminuir el volumen de nuestros residuos, fomentar la formación de composta para la fertilización de parques y limitar la degradación de nuestros recursos naturales.
A una semana de la implementación de la norma se informó que su impacto ha sido positivo, ya que tan sólo el primer fin de semana se dejaron de enviar más de 600 toneladas al relleno sanitario.
Este es un buen ejemplo, que debemos continuar, que podría aplicarse en un futuro en otras entidades del país.

Comparte esta noticia.
FaceBook  Twitter  

Redes Sociales